GÉNEROS MUSICALES

maracasLa salsa es el nombre comercial dado, en la década de 1960, al género musical resultante de una síntesis de influencias musicales cubanas con otros elementos de música caribeña, latinoamericana y jazz, en especial el jazz afrocubano. La salsa fue desarrollada por músicos de origen latino en el Caribe hispano y la ciudad de New York.



pailasSalsa significa “aderezo” en el lenguaje gastronómico. Popularmente el término ha sido adoptado como metáfora asociada con el sabor, la alegría y la fuerza de la vida. Por ejemplo: en 1933 el talentoso músico Ignacio Piñeiro utilizó la palabra por primera vez, en la historia de la música cubana, como parte de un número que rápidamente se popularizó y llegó a nuestros días: el son “Échale salsita”.
A mediados de los años 1940 Cheo Marquetti se instaló por un tiempo en México, y a su regreso, por la influencia de las salsas picantes que tradicionalmente se usan en la cocina mexicana, bautizó a su recién creada agrupación como Conjunto los Salseros, con quienes grabó un par de acetatos con las disqueras Panart y Egrem. En 1957 viajó a Caracas, Venezuela, para ofrecer varios conciertos y allí las emisoras radiales comenzaron a utilizar la palabra salsa para denominar a la música que hacían los soneros cubanos, dentro y fuera de la isla, designándolos como salseros.

Durante las décadas de 1930, 1940 y 1950, la música cubana era muy consumida por los sectores de origen latino en la ciudad de Nueva York. Los músicos cubanos, puertorriqueños y de otros países, que radicaban en esa ciudad, fundamentan sus melodías sobre todo en los elementos musicales de origen afrocubano.

Se dice que la primera persona que usó el término salsa para denominar al género musical fue un disc-jockey venezolano, nombrado Phidias Danilo Escalona, quien trabajaba en un programa radial matutino llamado La hora de la salsa, en el que se difundía la música latina producida en Nueva York, como respuesta hispana al “bombardeo” de la música rock por aquellos días (la beatlemanía). La hora de la salsa era, por supuesto, la del almuerzo, el aderezo, el sabor y, por consiguiente, del son cubano, el guaguancó, la guaracha y el montuno.

Muchos músicos e historiadores coinciden en que salsa es el nombre comercial con que se denominó a toda la música cubana a partir de los años 1970, en cuya corriente se ubican figuras como: Ray Barretto, Rubén Blades, Larry Harlow, Papo Lucca, Johnny Pacheco, Tito Puente, Roberto Roena, Bobby Valentin y Bobby Sanabria.

Pero la salsa en Cuba, a diferencia del resto de los países donde “pegó”, no compartió el mismo desarrollo, ya que en vez de mezclarse y enriquecerse de otros ritmos, evolucionó, a partir de los años 1990, de las propias sonoridades de la isla; no se alejó del característico virtuosismo musical cubano y brindó piezas en que la mixtura de sonidos, solos, “descargas” y claves de muy buena factura, le otorgan un sello peculiar que la hace perfectamente identificable. A esta variante cubana de la salsa se le llama timba, con cultivadores de reconocimiento internacional como Juan Formell y los Van Van, Chucho Valdés e Irakere, Jorge Luis Cortés y NG la Banda, Manolito Simonet y su Trabuco, Paulo FG y su Élite, y David Calzado y la Charanga Habanera, entre otros.

La salsa tiene una estructura determinada: introducción, fase melódica, fase de ritmo o percusión llamada montuno, vuelta a la fase melódica y final. Las exclamaciones se usan para anunciar cambios de fase, especialmente en el montuno, que es la sección con mayor energía rítmica. Hoy la salsa abarca varios estilos como la salsa dura, la salsa romántica y la timba.